Esta web utiliza cookies para que se tenga la mejor experiencia de usuario.
Al continuar navegando se está dando consentimiento para la aceptación de dichas cookies y de nuestra política de cookies.
x

Clínicas y Contacto

 

Tratamientos Corporales

 

Medicina y cirugía estética

 

Dietas personalizadas

 

Tienda

 

Blog

Clínicas y Contacto
Tratamientos Corporales
Medicina y cirugía estética
Dietas personalizadas
Tienda
Blog

Vitaminas




Las vitaminas son micronutrientes necesarios para que sea posible la transformación de los alimentos en energía y en estructuras corporales. La mayoría son coenzimas que regulan el metabolismo.

Por sus propiedades físicas de solubilidad, se clasifican en hidrosolubles y liposolubles.

-HIDROSOLUBLES:

    -Tiamina o B1interviene como cofactor en diferentes sistemas enzimáticos del organismo relacionados con la continua liberación de energía a partir de los hidratos de carbono.

Se encuentra en cereales, carne de cerdo, pan, patatas y leche.

Su déficit produce trastornos del sistema nervioso, fatiga, edemas, bajo rendimiento intelectual y físico y pérdida de peso. Su carencia aguda produce el beri-beri.

    -Riboflavina o B2Forma parte de diversos coenzimas y es esencial para la utilización de la energía de los alimentos.

Se encuentra en el hígado, riñones, leche y huevos.

Su déficit produce alteraciones en piel y mucosas, dermatitis y lesiones en labios, lengua y ojos. Se presenta tras diarreas crónicas y después de tratamientos prolongados con antibióticos que reducen la flora intestinal que la produce.

    -Niacina o B3Participa en la liberación de la energía de los alimentos. En la mayoría de los animales se sintetiza a partir de triptófano.

Se encuentra en la carne: hígado, riñones, pollo, patatas, cacahuete, bonito, atún en aceite y pan.

Su déficit produce lesiones en la piel, insomnio y fatiga. Su carencia aguda produce la pelagra, caracterizada por trastornos cutáneos, nerviosos y mentales.

    -Piridoxina o B6participa en el metabolismo de los aminoácidos.                                     

Se encuentra  en carnes, pescados, huevos, cereales integrales, nueces y avellanas.

Su déficit produce dermatitis, anemia, alteraciones del sistema nervioso central,  también fatiga, vértigos y convulsiones excepcionalmente.

    -Acido fólico o B9 : Desempeña funciones relacionadas con la metilación en las células. Es esencial parar las células de reproducción rápida como los glóbulos rojos y los glóbulos blancos.

Se encuentra en vísceras y espárragos, nueces y verduras de hoja verde.

Su déficit produce anemia megaloblástica, leucopenia y trombocitopenia.

    -Vitamina B12 : Interviene en el proceso de formación de los glóbulos rojos, y en el metabolismo de proteínas y ácidos nucleicos.

Se encuentra en alimentos de origen animal  y en las levaduras. La fuente más rica es el hígado, también en huevos, leche, carne y pescado.

Su déficit provoca la anemia perniciosa y trastornos neurológicos.

    -Biotina o B8Es esencial para la síntesis y degradación de grasas y la degradación de ciertos aminoácidos.

Se encuentra en vísceras, yema del huevo, soja, nueces y almendras.

Su déficit produce dermatitis, trastornos musculares y anemia.

    -Ácido ascórbico o vitamina C: Se necesita para la síntesis del colágeno. Interviene en el metabolismo del hierro y acelera la coagulación sanguínea.

Se encuentra en las frutas cítricas, fresas y frambuesas, patatas, pimientos, tomates, coliflor y espinacas.

Su carencia aguda provoca el escorbuto, que se manifiesta por la aparición de hemorragias, encías sangrantes, caída de dietes y cabello. En caso de deficiencia, provoca astenia, pérdida de apetito y mayor inclinación a padecer procesos infecciosos.

 

-LIPOSOLUBLES:

    -Vitamina A: Interviene en la estabilidad de las membranas celulares, manteniendo en buen estado los tejidos epiteliales, las mucosas. Es necesaria en el proceso de percepción de la luz. Actúa sobre algunas glándulas endocrinas.

 Se encuentra en el hígado la leche entera y la mantequilla, zanahorias, espinacas, acelgas y perejil.

Su déficit produce alteraciones en los epitelios, disminución de agudeza visual y ceguera nocturna.

    -Vitamina D: Facilita y regula la absorción del calcio y del fosforo a nivel intestinal, contribuyendo a la formación y estabilidad de los huesos. Se obtiene tanto por acción de la luz solar sobre la piel, como en la dieta.

Se encuentra en pescados azules, yema del huevo, hígado, mantequilla, leche entera y queso.

Su déficit produce raquitismo: deficiencias en la calcificación de los huesos en los niños y reblandecimiento de huesos (osteomalacia) en adultos.

    -Vitamina E: Interviene en el metabolismo de los lípidos, actúa como antioxidante.

Se encuentra en aceites vegetales, el germen de los cereales, huevo y mantequilla.

Su déficit produce trastornos digestivos.

    -Vitamina K: Interviene en la síntesis de la protrombina, necesaria en el proceso de coagulación de la sangre. Favorece la absorción de lípidos en el intestino.

Se encuentra en la coliflor, en las coles de bruselas, judías, espinacas, patatas y huevos.

Su déficit produce hemorragias.