Esta web utiliza cookies para que se tenga la mejor experiencia de usuario.
Al continuar navegando se está dando consentimiento para la aceptación de dichas cookies y de nuestra política de cookies.
x

Clínicas y Contacto

 

Tratamientos Corporales

 

Medicina y cirugía estética

 

Dietas personalizadas

 

Tienda

 

Blog

Clínicas y Contacto
Tratamientos Corporales
Medicina y cirugía estética
Dietas personalizadas
Tienda
Blog

La nutrición en edad avanzada




El envejecimiento es un proceso progresivo natural del ser humano, que cada persona experimenta con diferente intensidad. En la actualidad, es difícil establecer el comienzo de esta etapa de la vida en función exclusiva de la edad, debido a la creciente longevidad que se observa en las sociedades occidentales.

Las personas que llegan a una cierta edad se enfrentan a problemas físicos, psíquicos y sociales que derivan de cambios biológicos propios de la edad, y que condicionan, a veces de manera muy estricta, la capacidad para llevar a cabo un acto tan natural como es "EL COMER DIARIAMENTE"

CAMBIOS EN EL ANCIANO:    

 -Son muy frecuentes los cambios en el gusto, olfato, oído, etc., debido fundamentalmente a la atrofia de las papilas gustativas, (proceso que comienza alrededor de los 50 años). La sensibilidad por el dulce o el salado cambia lo que lleva, en muchos casos, al consumo de alimentos fuertemente sazonados o azucarados.

-Suele disminuir el apetito y esto puede llevar a una malnutrición, que agravará otras enfermedades. Se observa disminución de las secreciones digestivas, que puede provocar mal absorción de minerales, junto con la pérdida de piezas dentales que dificultan la digestión de los alimentos. Padecen más estreñimiento debido a la atrofia de la musculatura entre otras causas.
-Uno de los cambios más significativos es la intolerancia a la glucosa en personas que no han sido diabéticas. Muchos autores la atribuyen a una disminución en la producción de insulina por parte del páncreas. Pueden estar implicados factores como los cambios dietéticos y la disminución del ejercicio físico, por lo que esta alteración puede acabar en una diabetes de tipo II. 

Disminuye el metabolismo basal por diferentes motivos:

Cambios en la composición corporal: disminuye la masa magra, de forma que se reduce el gasto correspondiente a renovación proteica.
Descenso de actividad de muchos tipos celulares, con lo que el gasto de energía disminuye Descenso de la actividad física, con la consecuente disminución de gasto de energía.

-Elevación de la presión arterial (hipertensión), factor a tener muy en cuenta en el establecimiento de una dieta y la concentración de colesterol en sangre, que en las personas de avanzada edad suelen estar elevados.

-Tendencia a sustituir la masa magra (músculo), por grasa, pérdida de la densidad ósea y el consecuente aumento del riesgo de osteoporosis, enfermedad muy frecuente entre la población femenina de cierta edad.
 -Enfermedades como Parkinson o Alzheimer pueden incapacitar a ciertas personas a comer solas. De manera que es necesario introducir alimentación artificial (enteral o parenteral).
-Disminuye la capacidad de defensa natural de forma que los agentes infecciosos pueden atacar más fácilmente.
 -Hay dos situaciones que suelen acompañar la vida del anciano: el aislamiento tanto social como a veces familiar, y la depresión.
- La desgana de cocinar para uno solo y comer solo les lleva a tener dietas desequilibradas.

Requerimientos nutricionales:

-Para el cálculo de la energía requerida se debe tener en cuenta la actividad física y el metabolismo basal.

 -La recomendación de proteínas es la habitual 0,75 g/kg de peso/día, al igual que para los demás adultos. El 60 % serán de origen animal y el 40% de origen vegetal.

 -Los hidratos de carbono serán del 55-60% del valor calórico total de la dieta. Un aporte de hasta 200 g diarios de estos nutrientes, es bien tolerado por el anciano. Si hay diabetes se aconseja dietas con alto contenido en carbohidratos complejos y fibra (cereales integrales y verdura), hay que evitar el consumo excesivo de glucosa y de lactosa, si se es intolerante.

 -Hay que elegir, como en las dietas de todas las edades, aquellos alimentos que aportan ácidos grasos monoinsaturados (aceite de oliva y vegetales en general), entre otros motivos para asegurar el aporte de vitaminas liposolubles. El aporte de grasas no debe ser inferior al 30% del total de kcal que se aporten en la dieta. En general menos de 100 g/día son bien tolerados.

 -Se debe aumentar en el aporte de calcio debido a los problemas de mala absorción de este mineral, y para la prevención de la osteoporosis. Se recomiendan 800 mg/día para mujeres a partir de los 51 años. Se deben aportar 2-3 raciones de derivados lácteos al día. -Se recomienda una cantidad de hierro de 10mg/día. Las anemias en los ancianos frecuentemente tienen su origen en pérdidas sanguíneas sobre todo a través del intestino. El ácido ascórbico (vitamina C) aumenta la biodisponibilidad de hierro y por lo tanto la capacidad de ser absorbidos, mientras que los fitatos, salvados, fosfatos, té y antiácidos la disminuyen. El hierro que mejor se absorbe es el que está en los tejidos animales, y el que peor el de los tejidos vegetales. Este motivo es el que lleva a recomendar, para esta etapa de la vida, la ingesta de una cantidad mínima diaria de alimentos (carne, huevos o pescado) que aseguren el aporte de hierro en una forma fácilmente accesible.

 -Se recomienda limitar a 2g/día la ración de sodio para contrarrestarla y suplementar la dieta con magnesio y potasio para mejorar la diuresis.

 - Para la aportación de vitaminas y minerales, se deben tomar 2-3 piezas de fruta al día y 2 raciones o más de verduras y hortalizas.

 -En los casos en que no sea posible un mínimo de exposición al sol, es necesario asegurar en la dieta la cantidad de vitamina D de 300 IU/día a través de la alimentación.

 -Se recomienda el consumo de 2-3 l/día de agua al día para evitar la deshidratación, que es frecuente en los ancianos. -Es muy importante tomar una cantidad de fibra adecuada para evitar los problemas de estreñimiento, pero la cantidad aportada no debe impedir la absorción de vitaminas y minerales, como consecuencia de la mala absorción intestinal ya comentada. La cantidad será de 25-30 mg de fibra al día.

DIETA IDEAL PARA EL ANCIANO

En una dieta para ancianos se debe asegurar una buena disponibilidad de nutrientes, preparaciones culinarias agradables y un marco físico acogedor y sin tensiones .

1. Las dietas serán sencillas y de fácil preparación.

2. Los alimentos tendrán una presentación vistosa y agradable.

3. Fraccionar la dieta en 4 ó 5 comidas diarias.

4. La última comida será de carácter frugal o ligero.

5. Los líquidos y los zumos constituirán una sola toma o se suministrarán entre comidas. Es preferible el consumo de cantidades moderadas de agua mineral sin gas con las comidas, aunque se permite la ingesta de una pequeña cantidad de vino tinto (un vasito), si forma parte de las costumbres del anciano y no existe contraindicación médica.

6. Se debe moderar el consumo de café y de bebidas excitantes.

7. No se debe abusar de licores y bebidas edulcoradas.

8. El momento de la ingesta ante todo debe ser un acto de convivencia y relación social. Es importante que los alimentos sean vehículo de salud y que su degustación se realice dentro de un marco de armonía.

9. Mantener en lo posible los hábitos y gustos personales.

 

DIETA TIPO PARA EL ANCIANO SANO

esayuno

Leche semidescremada o descremada
Pan integral, cereales integrales o bollería no grasa
Confitura o queso

Media mañana

Fruta y/o infusión

Almuerzo

Pasta o arroz o legumbre
Carne poco grasa o pescado (blanco/azul)
Guarnición vegetal
Frutas (cruda o cocida)

Merienda

Yogurt poco azucarado o con miel
Galletas o tostadas, bollos o bizcochos

Cena

Sopa o pasta o verduras o patata y verduras

Al acostarse

Leche caliente o infusión