Esta web utiliza cookies para que se tenga la mejor experiencia de usuario.
Al continuar navegando se está dando consentimiento para la aceptación de dichas cookies y de nuestra política de cookies.
x

Clínicas y Contacto

 

Tratamientos Corporales

 

Medicina y Cirugía estética

 

Dietas personalizadas

 

Tienda

 

Blog

Clínicas y Contacto
Tratamientos Corporales
Medicina y Cirugía estética
Dietas personalizadas
Tienda
Blog

Definición de celulitis y su tratamiento




Que es la celulitis y como combatirla con eficacia
 
La verdadera definición de celulitis sería la de Paniculopatía Edemato Fibro Esclerótica Degenerativa que es una alteración de la hipodermis (tejido que se encuentra debajo de la dermis y del tejido conectivo circundante).

 En su origen encontramos un conjunto de causas genéticas hormonales y vasculares, a menudo agravadas por la vida sedentaria, retención de líquidos, el estrés, y una alimentación inadecuada. 
Como su nombre indica hay varios factores que la pueden desencadenar debido a una degeneración de la microcirculación del tejido adiposo (por causa generalmente hormonal), ello provoca una alteración de las funciones metabólicas provocando un éxtasis venoso y linfático que produce un acúmulo del líquido intersticial, con un aumento del volumen corporal focalizado principalmente en cartucheras y un encharcamiento de los adipocitos (células grasas) que provocan una alteración del tejido conectivo, lo que conlleva a una deformación de la dermis denominada coloquialmente “piel de naranja”.

 El tratamiento de la celulitis debe de ser entonces multidisciplinar tratando todas sus causas. En la actualidad el enfoque terapéutico se encamina a actuar frente a dichas causas y sus efectos:

L.P.G:  e
s un tratamiento que reactiva la circulación local mejorando notablemente la calidad, el aspecto de la piel y la tonicidad de los tejidos. Esta tecnología basada en el uso de un cabezal con succión con rodillos monitorizados que amasan el tejido para estimular el drenaje de los tejidos, rompiendo las fibras esclerosadas devolviéndoles su elasticidad , reduciendo la retención de líquidos, favoreciendo el funcionamiento de los sistemas venoso y linfático y es capaz de moldear el cuerpo y reducir volumen, potenciando la eliminación de grasa en los niveles más profundos de la piel.

 Las Ondas acústicas de Choque (Dermoplastia):  p
rovocan una descompresión de los vasos linfáticos y sanguíneos, favoreciendo el drenaje del agua y toxinas estancadas, junto a una rotura del tejido fibroso y destrucción de adipocitos hipertrofiados, mejorando así las irregularidades y el aspecto denominado efecto “piel de naranja”.

 La Carboxiterapia:  es una técnica utilizada para el tratamiento de la celulitis asociada a una piel y tejido desvitalizado, ya que provoca un incremento notable del torrente sanguíneo y una alta presencia de oxígeno en las zonas tratadas. Al estimular la lipólisis (rotura de las células llenas de grasa) es un arma muy efectiva en el tratamiento de la grasa localizada "enquistada".

La Presoterapia:  tratamiento que ayuda a movilizar el líquido retenido de origen venoso y linfático, provocando un alivio en piernas cansadas y a reducir la hinchazón generalizada; este tratamiento trata uno de las causas que provocan la celulitis en losmiembros inferiores.

La Mesoterapia, es uno de los tratamientos más utilizados y demandados en los centros médicos,ya que los cócteles mesoterapeúticos administran ingredientes activos encaminados a mejorar el metabolismo celular, activar la circulación, oxigenar y regenerar los tejidos.

la Radiofrecuencia Accent,  la hora de reafirmar los tejidos y en casos de celulitis “blanda”, es el tratamiento de elección, su eficacia se basa en “calentar” la dermis y el tejido graso, preservando la epidermis del daño térmico y provocando la formación de colágeno y elastina como tratamiento regenerador de la dermis. De esta forma, se consigue deshacer los nódulos de grasa, tensar los tejidos, mejorar de la circulación sanguínea local, y todo esto se traduce en la disminución de la grasa localizada y de la celulitis, logrando el estiramiento de la piel y compactación de los tejidos.

 Cualquiera de los tratamientos citados anteriormente obtendrán su máxima eficacia al combinarlos entre sí, complementándolo con ejercicio físico ligero (2-3 días semanales: caminar, correr, nadar, bicicleta...) para evitar la acumulación de toxinas y líquidos, así como para reafirmar la piel, mantener un metabolismo activo y liberar el estrés.

 Por último y no menos importante, la alimentación juega un papel clave en esta estrategia, ya que un exceso de alimentos que favorezca la retención de líquidos y la mala circulación es un factor importante para la aparición de celulitis.

 Existen alimentos perjudiciales que favorecen dicha retención de líquidos y la mala circulación (grasas saturadas, azúcares simples, productos excitantes, alimentos salados…).
En cambio, otros alimentos nos ayudan a combatir la celulitis por sus cualidades positivas para mejorar la circulación, disminuir el estrés, ayudar contra la retención de líquidos o poseer fibra (alimentos que favorezcan la eliminación de líquidos como frutas, verduras, infusiones, 6 vasos de agua mínimos al día, alimentos ricos en triptófano, y en fibra como los cereales integrales, etc).
  Es evidente que la celulitis produce una mala estética; en nuestra mano está llevar una alimentación saludable huyendo del sedentarismo, y recordar que hay en la actualidad tratamientos en medicina estética corporal, capaces de evitar o disminuir los inestetismo de "piel de naranja".